INVESTIGACIÓN Y DIFUSIÓN

Súper Martes: un día definitorio

Un mes atrás comenzaron las primarias demócratas. El día de hoy, martes 3 de marzo, catorce estados y el territorio de ultramar de Samoa Americana votarán delegados en representación de los distintos candidatos que luego irán a la convención demócrata en Milwaukee, Wisconsin. Son estados con distintas realidades y abarcan desde el extremo de la costa este en Maine hasta la costa oeste en California y desde el norte en Minnesota al sur en Alabama.


Fuente: Skimm 2020

El súper martes existe desde 1976, cuando el Partido Demócrata decidió darle relevancia al sur de Estados Unidos luego de las primarias de Iowa y New Hampshire, dos estados con 90-95% de la población de raza blanca; en contraposición con los estados del sur, donde la población afroamericana supera el 50% de los votantes demócratas. Luego, se incorporaron más estados y se convirtió en una especie de primaria nacional.


La carrera enfrenta una gran incógnita: ¿quién logrará conseguir el mayor número de delegados? Para obtener delegados los cinco candidatos deben conseguir más del 15% de votos a nivel estatal o en los distritos congresales de cada estado. En el súper martes, un tercio de los delegados estará en juego, por lo que quien logre una clara victoria se verá con una gran ventaja en el número de delegados. Los dos estados con más delegados en juego son los que tienen más diversidad racial: California y Texas.


Bernie Sanders, Joe Biden, Michael Bloomberg, Elizabeth Warren y Tulsi Gabbard. Fuente: France 24

La palabra socialista ha estado en boca de todos en estos últimos días. La razón es Bernie Sanders, el senador de 78 años por Vermont, autodenominado socialista democrático, quien lleva la delantera. Logró posicionarse como el favorito cuando conquistó buenos resultados en los primeros cuatro estados. Según el promedio de encuestas realizado por la página RCP Average, Bernie tiene una gran ventaja en California y Colorado, estados conocidos por tener una gran base ideológicamente progresista y por supuesto en su estado: Vermont. Sanders tiene la particularidad de tener la campaña con mayor cantidad de donantes y con el mayor número donaciones mínimas, de solamente 10 dólares por persona. Además, su campaña posee una vasta organización de militantes en la mayoría de los estados.


La principal razón del entusiasmo en torno a su campaña es que Sanders presenta una candidatura con una agenda considerada bastante de izquierda para lo normal en la política estadounidense. Entre sus propuestas resaltan la gratuidad del sistema de salud, la cancelación de la deuda a los estudiantes universitarios y un desarme parcial del complejo militar industrial de Washington.

Fuente: New York Times

La candidatura de Michael Bloomberg ha sido toda una novedad en este ciclo de primarias. El billonario de las finanzas y exalcalde de la ciudad de Nueva York pasó de medir solamente 3% en el promedio de encuestas a 15% en menos de cuatro meses de campaña. ¿Cuál es la razón de su aparente éxito en las encuestas? Su dinero. El billonario neoyorkino decidió no competir en las primarias de los primeros estados y participar en el súper martes. Ha bombardeado los espacios publicitarios de todos los estados que están en juego, gastando 400 millones de dólares, una cifra inédita para un candidato en una primaria. Bloomberg centra su campaña en reemplazar a Trump, y si bien tiene unas pocas propuestas progresistas como la regularización extrema en la tenencia de armas, su historial como alcalde de Nueva York, donde aplicó políticas de mano dura en materia de seguridad y favoreció la especulación inmobiliaria, lo colocan claramente en el ala derecha del partido. Por otra parte, le faltan propuestas en su plan de gobierno, por ejemplo, no incluye un plan de salud claro en su plataforma, uno de los temas de más relevancia para el electorado demócrata.

El exvicepresidente Joe Biden y la senadora Elizabeth Warren compiten por posicionarse como los candidatos alternativos a Bloomberg y Sanders, restando la candidata Tulsi Gabbard, representante del Estado de Hawai, que no supera el 1% en las mediciones. Biden era considerado el candidato favorito para obtener la nominación demócrata pero tuvo un pésimo comienzo en Iowa y New Hampshire, donde obtuvo un resultado muy inferior a lo esperado. Esta situación cambió tras la primaria de Nevada, donde logró salir segundo y demostrar que tenía el apoyo de las minorías. Biden utiliza la frase “No soy socialista ni un plutócrata, soy un demócrata”. Joe Biden centra su campaña en retomar el legado de Obama. Esta es la razón por la que tiene un gran apoyo entre los afroamericanos, núcleo histórico del Partido Demócrata. La campaña de Biden espera que el apoyo de este grupo continúe creciendo para así recortar la ventaja de Sanders en el número de delegados. Tras la renuncia repentina de la candidatura de Pete Buttigieg, el candidato más joven del campo moderado, Biden espera captar sus votantes para así claramente convertirse en el candidato de los moderados.


Elizabeth Warren centra sus dardos en Bloomberg, especialmente en la influencia de billonarios en la política y en las múltiples denuncias de acoso que existieron en la compañía Bloomberg. Su campaña tuvo un mal comienzo al salir tercera y cuarta en los primeros estados. Sin embargo, sus buenas performances en los últimos dos debates la volvieron a colocar en la escena nacional. En solamente 15 días logró recaudar 12 millones de dólares en contribuciones individuales, lo que en teoría le permitiría continuar en carrera luego del súper martes, pero todo podría cambiar dependiendo del resultado que obtenga en el estado que ella representa en el senado: Massachussetts; donde según las últimas encuestas estaría perdiendo por poco contra Bernie Sanders. Por esta razón ha contrastado sus propuestas con Sanders, recalcando que ella tiene un plan detallado, capaz de pasar por el Senado y fiscalmente sustentable para realizar la gran expansión del Estado de bienestar deseada por ambos candidatos.


Fuente: Daily Kos

Es muy probable que no se tengan los resultados hasta bien entrada la madrugada estadounidense debido a que el conteo en California suele tardar bastante. Históricamente, los ganadores del súper martes han sido Jimmy Carter, Bill Clinton, Barack Obama y Hillary Clinton. Existe una posibilidad de que se llegue a una convención negociada, es decir, donde ningún candidato logre la mayoría de delegados necesarios para poder proclamar al candidato oficial del Partido Demócrata y se tenga que negociar una fórmula. Este día será el más importante de la primaria sin lugar a dudas y un día que definirá el futuro de la carrera para llegar a la Casa Blanca.


© 2020 Todos los derechos reservados. Política en Jaque - Organización Política.