INVESTIGACIÓN Y DIFUSIÓN

Pandemia, crisis económica y estrategias con tinte neoliberal: ¿las derechas tienen un plan?

La pandemia por coronavirus puso en alerta a la población mundial. La solución aún resulta un laberinto sin salida para muchos gobiernos y las medidas preventivas ponen en jaque a la lógica neoliberal. Ante la crisis que se avecina, las derechas parecen articularse bajo un mismo discurso alrededor de la dicotomía libertad-salud. ¿Se trata de un plan?


Por Agustina Etura

El 11 de marzo del corriente año la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al brote de la enfermedad causada por un nuevo coronavirus —covid-19— como pandemia, aconsejando a los países miembros “medidas urgentes y agresivas” para contenerla. Muchos Estados optaron por decretar el aislamiento social obligatorio en el intento de frenar cualquier tipo de actividad que pueda propagar los contagios. Las medidas tuvieron buen acatamiento por parte de la ciudadanía, pero también surgieron críticas de algunos sectores que expresaban sus preocupaciones ante el freno de las actividades productivas.


Entre las variadas críticas se destaca la publicada el pasado 23 de abril por la Fundación Internacional para la Libertad (FIL). Su reclamo se expresó a través de un manifiesto bajo el título Que la pandemia no sea un pretexto para el autoritarismo. Está firmado por cientos de referentes de las derechas, como Mario Vargas Llosa, premio nobel de literatura y presidente de la Fundación; los ex presidentes Mauricio Macri (Argentina), José María Aznar (España), Álvaro Uribe (Colombia), Luis Alberto Lacalle (Uruguay), Vicente Fox (México); la titular del PRO Patricia Bullrich (Argentina); el filósofo Fernando Savater (España), entre otros reconocidos personajes de la economía, academia y cultura de Iberoamérica, Estados Unidos e Italia. Al día de la publicación se cuentan alrededor de 652 firmantes de 68 países.


El manifiesto tiene como fin alertar sobre el peligro de las medidas que toman muchos gobiernos para hacer frente a la pandemia por covid-19, considerando que restringen indefinidamente libertades y derechos básicos. La principal denuncia consta en señalar que en ambos lados del Atlántico resurgen el “estatismo, el intervencionismo y el populismo”, cuyos modelos ponen en jaque a la democracia liberal y la economía de mercado.


La FIL, un think tank de derechas

Intentar diferenciar los ejes izquierdas-derechas puede ser una tarea engorrosa. Para comenzar, empecemos por señalar que la díada no nos brinda conceptos absolutos sino lugares del “espacio político” que representan el universo conflictivo de la política. Bobbio (1995) presenta un par de claves para ayudarnos en esto. El politólogo y jurista italiano toma como valor fijo la igualdad, es decir, que se puede distinguir derecha de izquierda de acuerdo a la diferente actitud que asumen las personas frente al ideal de igualdad. La derecha tiende a aceptar las desigualdades como naturales, mientras que la izquierda considera que hay desigualdades estructurales y tiende a combatirlas.


Ahora bien ¿de qué hablamos cuando hablamos de la Fundación Internacional para la Libertad (FIL)? ¿por qué decimos que representa a las derechas? Comencemos señalando que la FIL se encuentra entre los más de 500 think tanks pertenecientes a la Red Atlas. Esta red funciona como nodo central en la transmisión de fondos, personal y otros recursos que demandan el resto de las redes transnacionales de producción de ideas y políticas neoliberales. Entre sus principales objetivos según lo expresado por su presidente, el argentino Alejandro Chafuen se destaca “contrarrestar las tendencias al populismo y el proteccionismo estatal.”


Los think tanks funcionan como laboratorios de ideas cuya actividad principal consiste en reflexionar sobre temas relevantes para la sociedad, como economía, política, cultura o estrategias militares. También pueden presentar planes de políticas públicas, insertar temas en la agenda política, influenciar en la opinión pública e incluso asesorar a los diferentes partidos que lo requieran. Fischer y Plehew (2013) detallan cuatro aspectos de la configuración del saber producido por los think tanks: (1) buscan suprimir la información que amenaza intereses específicos; (2) pretenden establecer y fundar instituciones con miras a producir el conocimiento experto necesario para alcanzar metas específicas; (3) tienen una disposición a socavar a todo aquel saber que sea contrario a sus intereses y (4) quieren controlar la administración y selección del saber viable en la sociedad. Todo esto con fin de incidir en la jerarquía de saber e información, aumentando su poder desde la sociedad civil. Otra cuestión que resulta necesaria resaltar es que los think tanks encuentran particular relevancia en tiempos de crisis, ya que estas organizaciones brindan un marco para los debates sobre futuras estrategias a seguir.


Aunque los think tanks evitan expresar de modo directo algún tipo de identificación o conexión con partidos políticos, la realidad demuestra que existe un fuerte nexo entre ambos. Por ejemplo, se ha creado una alianza regional de partidos, la Unión de Partidos Latinoamericanos, que funciona como think tank y reúne a espacios políticos conservadores tradicionales, partidos ligados a anteriores dictaduras y a formaciones de las últimas décadas como el PRO. Otro claro ejemplo es la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) del ex presidente español José María Aznar, que ha mantenido nexos tanto con el Partido Popular (PP), Ciudadanos e inclusive el partido de ultraderecha Vox.


Estrategias con tinte neoliberal

Partiendo de los puntos analizados anteriormente, no resulta sorprendente el alineamiento del discurso anti-cuarentena que vemos expresado en varios países, ya sea en España a través de Vox o el PP, en Estados Unidos en boca del presidente Trump, en Brasil con Bolsonaro o en Argentina a través del principal partido opositor, el PRO.

Para entender cómo opera esta racionalidad neoliberal puede ser útil retomar a Foucault (1976), quien reconoce una dimensión global del poder. Esta existe gracias a diversas estrategias que atraviesan las relaciones de fuerza en la sociedad para ponerlas al servicio de grandes hegemonías. A su vez, estas estrategias globales se sirven de tácticas locales para lograr coordinación, articulación y finalización en cada territorio.


De acuerdo a nuestro análisis, podríamos identificar a la racionalidad neoliberal como la dimensión global de poder que se busca sostener. Las tácticas locales analizadas hasta ahora se basan en centrar el debate alrededor de la dicotomía libertad-salud, aunque el tono y las cuestiones secundarias para dar el debate varían según cada país. El neoliberalismo reconfigura el régimen democrático bajo las lógicas del mercado y la competencia. Esto significa, en última instancia, una economización de todas las esferas de la vida junto a la criminalización de cualquier intento de disidencia o, en términos foucaultianos, de contrapoder. Queda así al descubierto que la alerta contra el estatismo y el intervencionismo esconde en su interior intereses económicos de determinadas élites representadas por las derechas.


Derechas, unidas y organizadas

El paso de los meses y el avance de la pandemia ha dejado en claro que el virus no entiende de diferencias de clases, motivo por el cual puso en vilo a la población en su totalidad. Sin embargo, el modo en que afecta a la población sí deja en evidencia que resulta más perjudicial para las personas de bajos recursos. Se trata de una cuestión socio-estructural, donde los más vulnerables ante el covid-19 son aquellos que no cuentan con condiciones de vida digna en el día a día.


Las medidas intervencionistas estatales para enfrentar la pandemia requieren dejar de lado cualquier intento de darwinismo social y no optar por el “sálvese quien pueda” (entiéndase: “quien pueda pagar la sanidad privada”). El camino hacia la salida del caos es en comunidad. Una comunidad responsable ante el cuidado de sí y de los demás, dónde la clave igualitarista se identifique en la intención de salvar las vidas de toda la población. Aquí está el desafío: tácticas dedicadas a construir desde un ideal colectivo.


Con todo lo dicho, podemos concluir que las derechas efectivamente tienen un plan. El panorama que se nos presenta indica que una crisis es esperable y las derechas se preparan a través de sus think tanks, conformando estrategias cuyos discursos en defensa de la libertad en realidad se articulan alrededor del interés económico por sobre la vida humana. De esta dicotomía se sirven para encender los debates en cada medio de comunicación, red social o manifiesto dónde se expresan. Retomando la denuncia realizada a través de la Fundación Internacional para la Libertad, queda claro que no es la democracia liberal y la economía de mercado lo que está en jaque, sino la racionalidad neoliberal.


Las respuestas de las derechas resultan ecos por sostener prácticas que buscan someter la vida y la muerte al cálculo economicista de costo-beneficio. Sin embargo, la solución aún puede ser otro camino, cuya forma de resistencia a la racionalidad neoliberal sea un nuevo pacto social que ponga en el centro al ser humano bajo una lógica de intercambio y no de competencia, en este caso, por la vida.


Bibliografía

1. Bobbio, Norberto (1995). Derecha e Izquierda, Razones y significados de una distinción política. Roma. Italia: Taurus-Santillana

2. Fischer K. Plehew D. (2013). Redes de think tanks e intelectuales de derecha en América Latina. Revista Nueva Sociedad Num. 245

3. Foucault, Michel (2007). Nacimiento de la biopolítica. Buenos Aires: FCE.

4. Mato, Daniel (2007). Think tanks, fundaciones y profesionales en la promoción de ideas (neo)liberales en América Latina. En publicación: Cultura y Neoliberalismo. Grimson, Alejandro. Buenos Aires: CLACSO.

5. Murillo, Susana (2008). El conflicto social en Michel Foucault. Buenos Aires. Argentina: Instituto de Investigaciones Gino Germani, Facultad de Ciencias Sociales, UBA. CLACSO.

6. Nosetto, Luciano (2013). Michel Foucault y La Política. San Martín: Universidad Nacional de General San Martín UNSAM Edita.

Valoramos la pluralidad de opiniones. Las notas publicadas por Política en Jaque no necesariamente representan los valores de la organización.

© 2020 Todos los derechos reservados. Política en Jaque - Organización Política.