INVESTIGACIÓN Y DIFUSIÓN

  • maricruz

Japandi: la tendencia en interiorismo que marcará el 2020

La crisis del COVID-19 ha cambiado la manera en la que habitamos los espacios, lo cual ha impuesto nuevas necesidades en cuanto al mantenimiento y cuidado de la salud. Por ello, en un contexto post-COVID-19, tendencias en el diseño de interiores como el Japandi responden a necesidades futuras.


Por Arq. Diana Vázquez Bañuelos y Maricruz Vázquez Bañuelos

Créditos: tiovivocreativo.com

Actualmente, los países se encuentran lidiando con la amenaza del COVID-19; mientras unos aún están enfocando sus esfuerzos para detener el incremento de contagios y decesos por el virus, otros se encuentran desarrollando estrategias para evitar una segunda oleada de contagios. Es por ello que la mayoría de nosotros vemos un futuro próximo en el que, aun cuando haya cesado el número afectados por el virus, las medidas sanitarias como el uso de gel hidroalcohólico, mascarillas, guantes y procesos de limpieza y desinfección de espacios sigan siendo parte de nuestro día a día.


Las medidas sanitarias implementadas durante la crisis nos orillaron a vivir nuevas experiencias relacionadas con el aislamiento social y las medidas de sana distancia. Esto ha originado un nuevo escenario en el cual se plantean nuevas necesidades a futuro con respecto a nuestra forma de habitar y mantener espacios en los que trabajamos, convivimos y nos desarrollamos como personas. En este sentido, dichas medidas se han convertido en una necesidad inminente y en un requisito para empresas, organizaciones e instancias en las que no puede evitarse el flujo de personas. De igual manera, la práctica del trabajo remoto o mejor conocido como home office, ha dado pie a que, tras experimentar sus beneficios, comience a considerarse como una opción para muchos aun cuando la crisis del COVID-19 culmine. Todo esto posibilita que a futuro las necesidades relacionadas con la reorganización y adaptación de espacios involucren una planeación integral enfocada en equilibrar cuestiones laborales y personales. Por ello, se considera importante conocer y tener en cuenta algunas tendencias de diseño de interiores que van más allá de la cuestión estética al integrar prácticas, valores y filosofías de algunas culturas que podrían facilitar la adopción de esta “nueva normalidad”, como sucede con el Japandi, el cual podría adquirir nuevas formas de implementarse tras la crisis del COVID-19.


El estilo Japandi, se ha clasificado como un estilo de carácter atemporal, el cual tuvo sus orígenes en el año del 2017 el cual fusiona la ideología y las texturas del estilo zen (japonés) con la calidez del estilo nórdico, de ahí el nombre. Su objetivo es crear espacios relajantes sin saturación de color ni de decoración para crear espacios funcionales. A continuación, se abordarán las principales aportaciones que el Japandi ofrece ante las necesidades detectadas durante la crisis del COVID-19:


Comedor en la Exposición de Estocolmo de 1930. Créditos: decoracion.trendencias.com

1. Minimalismo

A pesar de que se hace mucho énfasis en la cuestión estética del Japandi a partir de la creación de espacios limpios, funcionales y sin lujos, la cuestión minimalista es un aspecto importante a considerar para el mejoramiento y cuidado de la salud ya que, en ocasiones el tener una mayor cantidad de artículos en las superficies favorece la acumulación de polvo en nuestros espacios, el cual es causante de diversas enfermedades en los seres humanos, entre ellas las principales son de carácter respiratorio. Así mismo, existen artículos en nuestros hogares como alfombras y cojines entre otros, los cuales, de no recibir un mantenimiento adecuado, pueden favorecer la acumulación de bacterias. Por tanto, en un contexto de COVID-19, en el cual se impulsa a la limpieza y desinfección continua en hogares y lugares públicos, el minimalismo puede facilitar dicha labor.


El minimalismo japonés y el escandinavo se han convertido en dos corrientes en la arquitectura y el diseño de interiores que han podido fusionarse ya que ambas culturas comparten similitudes en cuanto a sus filosofías. Por un lado, el minimalismo japonés tiene como fundamento ideas filosóficas características especialmente del Budismo Zen, el cual establece que no se requiere de cosas materiales para ser feliz y por ello se basa mayormente en la funcionalidad de las cosas, característica que comparte con el estilo nórdico.


Sala estilo japonés minimalista. Créditos: decoracion.trendencias.com

Al hablar de un estilo nórdico se hace referencia principalmente a los países pertenecientes al Norte de Europa (Noruega, Suecia, Dinamarca, Islandia, Dinamarca, Islandia y Finlandia) en donde la adquisición de materiales útiles y duraderos caracteriza los hábitos de consumo de las personas que habitan esta zona. A su vez, debido al aislamiento geográfico de estos países es común encontrar el uso de materiales locales.


2. Amigable con el ambiente

El estilo Japandi al fomentar el minimalismo conduce a adoptar nuevos hábitos de consumo, lo cual puede conducir a un estilo de vida más sostenible. En el diseño de interiores y arquitectura, el minimalismo favorece el uso de madera en pisos, plafones y muros, así como en el diseño integral de mobiliario formando alojamientos sostenibles y duraderos. En la actualidad, uno de los principales problemas que concierne al diseño de interiores es que debido a la constante necesidad de remodelar espacios ya sea por necesidad o por hábitos consumistas, se produce una gran cantidad de desechos. Consecuentemente, la fabricación de mobiliario de poca duración y de materiales poco sustentables es un problema actual.


Por tanto, atendiendo estrictamente a lo que establece el Japandi, la integración de muebles sostenibles resulta un factor importante a atender. Por otro lado, el Japandi también fomenta una relación amigable con el ambiente y por ello, el integrar vegetación resulta muy importante para generar armonía en los espacios. En este sentido cabe mencionar que es posible aprovechar este elemento del Japandi teniendo en cuenta las bondades de ciertas plantas para mejorar la calidad del aire y así generar un ambiente más saludable.


Una de las situaciones que más ha preocupado a científicos y especialistas de la salud con respecto a la crisis sanitaria del COVID-19 es que resulta factible que otros virus encuentren las condiciones necesarias en el ambiente para propagarse y provocar pandemias globales de grandes proporciones. De acuerdo con Sarukhan, estudios científicos detectaron con anterioridad a la actual crisis, la existencia de factores que podrían facilitar el surgimiento de nuevos patógenos. Entre ellos, resaltan factores medioambientales como lo son la deforestación y la degradación de ecosistemas y su biodiversidad. De acuerdo con algunos artículos científicos existe una relación estrecha entre la pérdida de biodiversidad y el riesgo de nuevas enfermedades infecciosas. Ejemplo de ello, encontramos la diversidad de ciertas aves como factor protector contra el virus del Nilo Occidental o la deforestación en Guinea y los brotes de Ébola.


Se ha mencionado que el Japandi hace uso principalmente de la madera para la fabricación de muebles y construcción de espacios. En este sentido el problema de la deforestación sería aún una situación a tratar ya que, se requiere una mayor regulación sobre prácticas relacionadas con la extracción de recursos naturales. Sin embargo, el Japandi al hacer uso de este material y de proclamarse en favor del minimalismo, utiliza recursos de tal forma que incorpora materiales de larga duración. De esta manera se evita generar residuos a raíz del constante consumo de mobiliario de baja calidad, lo cual resulta una medida importante para combatir inicialmente ante el actual problema de la deforestación.


3. Salud mental y productividad

La crisis del COVID-19 ha orillado a individuos, empresas y organizaciones a adoptar la práctica del home office. Si bien, se considera que esta práctica continuará fomentandose por un tiempo para gestiornar la crisis del virus, el “home office” apunta a ser parte de una realidad post pandemia.


De acuerdo a datos de DWS/Serban, un 40% de los trabajadores considera la práctica del home office como un equilibrio entre la vida personal y laboral. A su vez, esta ha incrementado un 30% la productividad de los trabajadores de forma individual y un 10% de manera colaborativa. Partiendo de estas cifras, es posible visualizar un futuro en el que un mayor número de empleos puedan realizarse de manera remota. Por ello, se considera que habrá una mayor necesidad por adecuar espacios para así poder crear un equilibrio entre cuestiones laborales y personales. El Japandi al enfocarse en la funcionalidad de los espacios, puede facilitar la planeación que requiere el traslado de la oficina al hogar. Sin embargo, también puede contribuir a tener una mejor experiencia dentro de casa ya que este estilo se enfoca en incorporar colores, texturas y materiales que dan una sensación de “calidez” , lo cual es característico del estilo hogareño nórdico.


Durante la pandemia también tuvieron lugar problemas relacionados con la salud mental debido al estrés que puede generar el confinamiento como medida sanitaria entre otros aspectos. Es por ello, que quizás el adecuar los espacios de forma que se facilite la realización de labores diarias, pueda contribuir a reducir significativamente este problema. Por otro lado, si se considera la filosofía del Budismo Zen, inmersa en el Japandi, es posible también encontrar la aplicación de ideas y valores enfocados en buscar la introspección y la felicidad por medio del desapego emocional de las cosas materiales.


Debido a lo anterior, se concluye que nuevas necesidades surgieron a raíz de la crisis del COVID-19 con respecto a las formas de habitar y es posible que estas persistan aun cuando haya terminado la misma. Por ello, resulta factible pensar en distintas tendencias de la arquitectura y el diseño de interiores como propuestas que atienden a necesidades presentes y futuras. El Japandi, como la fusión del estilo japonés y nórdico, va más allá de la cuestión estética al presentar una serie de elementos culturales que nos permiten enfrentar retos futuros. A su vez, resulta importante analizar y abordar elementos de distintas culturas y filosofías para retomar las aportaciones que cada una puede hacer en cuanto a la implementación de hábitos y formas de vida en el futuro.

Valoramos la pluralidad de opiniones. Las notas publicadas por Política en

Jaque no necesariamente representan los valores de la organización.

© 2020 Todos los derechos reservados. Política en Jaque - Organización Política.