INVESTIGACIÓN Y DIFUSIÓN

¿Es la devaluación del lunes responsabilidad del votante opositor?

Las papas queman, el dólar sube y el Gobierno Nacional queda en jaque mientras una nueva devaluación nos habla. Pero... ¿Qué nos dice? Para el Presidente, “Los mercados” fueron claros. El pueblo argentino también. ¿Qué se esconde detrás de la devaluación post domingo de elecciones P.A.S.O.?


Por Gastón Alonso

Luego de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (P.A.S.O.), el dólar sufrió una nueva suba de más del 23% comparado con el valor de cierre del viernes pasado. El presidente de la Nación, Mauricio Macri, realizó una conferencia de prensa este lunes en donde destacó que la devaluación mencionada corresponde principalmente a una reacción que tuvieron “los mercados” ante la sorprendente ventaja del pre-candidato a Presidente por el Frente de TODOS, Alberto Fernández. Pero, ¿Qué es lo que efectivamente se esconde detrás de la brusca suba de la divisa estadounidense?


Ya para el domingo a la noche, luego de conocerse los resultados de las P.A.S.O., comenzaron a correr los rumores sobre una posible suba del dólar correspondiente a la reacción internacional. Este pronóstico se vio materializado de manera concreta tras la apertura del mercado financiero del día lunes. Es que los famosos “mercados”, de los cuáles tanto se habló durante estos últimos años, recibieron la noticia de los resultados electorales como una importante posibilidad de que, efectivamente, Alberto Fernández asuma como presidente de la Nación el próximo 10 de diciembre.


¿Qué señal es la que concretamente alarmó a estos agentes y generó la consecuente suba del dólar? ¿A qué responde esto? ¿Es, como dijo el Presidente, el reflejo de la desconfianza de los mercados ante el candidato del Frente de TODOS? ¿Es culpa de lxs votantes opositores la devaluación post PASO? Personalmente creo que las respuestas a todas estas preguntas es no.


La postura que tomo se explica con una medida que ha quedado ya muy lejos en el tiempo y que fue tomada por la conducción actual a pocos días de asumir la presidencia. Mediante el entonces Ministro de Economía, Alfonso Prat Gay, el gobierno eliminó los controles de capitales. ¿Qué significa esto? Que cualquier persona que quisiera venir con dinero a invertir en el sistema financiero argentino podría hacerlo con total libertad. Una de las mayores consecuencias de esta medida es la libre salida de capitales sin restricción alguna.


El gobierno impulsó esta política bajo la idea de que “a los empresarios hay que darles las condiciones necesarias para que vengan a invertir”. Pero ¿Qué consecuencias podría generar esto? Algo de ello puede explicarse con lo ocurrido en la presente corrida cambiaria y fuga de capitales. Ante ciertas especulaciones que anticipan una posible regulación de capitales por parte del hipotético gobierno del ex Ministro de Gabinete, los capitales decidieron abandonar el mercado financiero argentino.


Lo que queda al descubierto con el hecho referenciado en esta nota es que los capitales no quieren ser controlados. En consonancia con esta idea, se profundizó una de las viejas costumbres de los gobiernos liberales argentinos: un sistema financiero que se presta a la famosa “bicicleta financiera”. Este fenómeno describe el hecho de que aquellos capitales que ingresan en el país no van efectivamente a la economía real, sino que se instalan en la timba de las finanzas.


Para evitar esta jugada, el Gobierno que encabezaba Cristina Fernández optó por regular este mercado mediante controles de capitales. Esto implicaba permitir el ingreso de fondos extranjeros, pero con la restricción de permanecer en el mercado por un plazo mínimo determinado. Esta política (entre otras) le ha permitido a CFK soportar shocks externos como la crisis financiera del 2008, sin corridas cambiarias. De todos modos, es cierto que la crisis terminó impactando indirectamente por otros canales.


La realidad económica post elecciones


Hoy nos encontramos en un contexto de inestabilidad e incertidumbre. Pero, siguiendo de cerca los dichos del Presidente, ¿es la suba del dólar responsabilidad del votante opositor y de la desconfianza del mundo ante una posibilidad concreta de que Alberto Fernández asuma como presidente de todxs lxs argentinxs? Pues claramente no. Esta suba solo vuelve a exponer, una vez más, las políticas tendientes a la desregulación de los mercados que ha implementado el Gobierno Nacional actual. Y los costos son muy altos.


Por un lado, la suba del dólar en un país con un esqueleto económico con alto índice de importaciones impacta directamente en la estructura comercial-productiva. Ya son varios los sectores que han mencionado la redeterminación de precios para los próximos días. Por otro lado, la exportación de alimentos tiene un importante peso en el alto pass through (traslado de la devaluación a precios) que amenaza el nivel del precio en cada devaluación.


Es que aquellos productores del sector agropecuario que exportan sus productos, hoy lo hacen un 23% más caro en pesos de lo que lo hacían el viernes pasado. Y los precios internos toman ese nuevo valor. Es decir, las devaluaciones, en Argentina, tienen un enorme impacto en las clases más vulnerables de la sociedad. Esto remarca las posibilidades de que el contexto social, para fines de 2019, presente un diagnóstico aún peor que el actual, si el gobierno de turno no sale a brindar tranquilidad mediante políticas concretas.


El tiempo pasa y la sociedad argentina vuelve a recibir una nueva estampida de políticas del pasado que, como muchxs sabemos, no hacen más que afectar de manera negativa al país. Al gobierno de Mauricio Macri le quedan, por lo menos, cuatro meses de mandato y es responsabilidad pura y exclusiva de las políticas aplicadas por el oficialismo lo que suceda de acá a diciembre.


Valoramos la pluralidad de opiniones. Las notas publicadas por Política en Jaque no necesariamente representan los valores de la organización.

© 2020 Todos los derechos reservados. Política en Jaque - Organización Política.