INVESTIGACIÓN Y DIFUSIÓN

Día Internacional de los Trabajadores

El Primero de Mayo se celebra el Día Internacional de los Trabajadores en honor a los Mártires de Chicago, trabajadores estadounidenses que tras una huelga por mejoras laborales en 1886 fueron condenados a la horca. En la Argentina, esta jornada se celebra desde 1890 y fue decretada feriado nacional por primera vez en 1930.


Por Lisandro Machado



“El trabajo en sus diversas formas gozará de la protección de las leyes, las que asegurarán al trabajador: condiciones dignas y equitativas de labor, jornada limitada […]”, comienza el artículo 14 bis de la Constitución Nacional argentina. Esa sola garantía de cumplimiento de los derechos laborales, incorporada a la ley en la reforma de 1957 durante el gobierno de facto de Pedro Eugenio Aramburu, es heredera de luchas globales que tuvieron su epicentro en Estados Unidos a fines del siglo XIX.


Tras la Primera Revolución Industrial y en la previa de la Segunda, las jornadas laborales en las fábricas llegaban a durar 12, 14 y hasta 18 horas diarias. Entre 1827 y 1886, una serie de huelgas en diferentes contextos habían potenciado un espíritu de organización bajo consignas socialistas. Hubo algunas conquistas, como el reconocimiento legal, en 1840, de la reducción a diez horas para empleados del gobierno, obreros navales y arselanes, por parte del presidente Martin Van Buren. También, en 1868, la Ley Ingersoll establecío el máximo de ocho horas para obras públicas, pero en la práctica los empresarios se negaban a cumplir. Para 1881, se estableció en Pittsburgh la American Federation of Labor —una federación de trabajadores contraria a la Knights of Labor, más concesiva con el empresariado y marcaron como fecha máxima de espera para la oficialización de las ocho horas el 1 de mayo de 1886.


Sin respuestas, ese día comenzó una huelga generalizada con 200 mil trabajadores en Chicago. La consigna para el pedido era la reducción de la jornada y condiciones dignas de trabajo. Esto se extendería a todo el país y llegaría a un total de 5000 paros simultáneos en todo Estados Unidos, con entre 340 y 400 mil huelguistas. “Jamás en este país ha habido un levantamiento tan general de las masas industriales”, calificó un informe posterior de la AFL[1]. Si bien algunos estados cedieron, en muchos otros las fábricas siguieron funcionando debido al trabajo de rompehuelgas. En especial en Chicago, una ciudad llena de fábricas y la segunda más poblada del país en ese entonces. Esto originaría represiones policiales a lo largo de toda la localidad, viéndose las más grandes en McCormick, especialista en maquinaria agrícola. Por eso, la protesta y los enfrentamientos continuaron durante el 2 y el 3 de mayo, con resultado de varios heridos y muertos.


Para el 4 de mayo llegaría el punto cúlmine. Ese día, 20 mil manifestantes se nuclearon en la Plaza Haymarket. En determinado momento, estalló una bomba entre los policías que asesinó a uno. El estallido derivó en otra represión policial, que dejó 38 fallecidos y más de 200 heridos. En junio de ese año, comenzó un juicio a 31 acusados por el artefacto explosivo. Ocho militantes, incluido uno que ni siquiera había estado presente en la marcha, fueron sentenciados: cinco a muerte, dos a cadena perpetua y uno a trabajos forzosos durante 15 años. A partir de esto, fueron bautizados como los “Mártires de Chicago”.



Luego de estos hechos, en los meses y años siguientes comenzarían las reformas laborales en Estados Unidos. Pero la razón principal por la que ese día se convertiría en celebración global fue a partir del Congreso de París de la Segunda Internacional, realizado en 1889, que nombró el Primero de Mayo como el Día Internacional de los Trabajadores. Desde el año siguiente, fue epicentro de manifestaciones de lucha y reivindicaciones obreras en casi todo el mundo, incluyendo la Argentina. Paradójicamente, uno de los únicos países que no festeja esa fecha fue el de su origen. El Labor Day es el 5 de septiembre, en homenaje a un desfile de 1882 organizado por la Knights of Labor, la misma contra la que se manifestaron los Mártires en 1886.


En nuestro país, las leyes llegarían recién en el siglo XX. En 1905, Joaquín V. González sancionaría la 4661, por pedido del Presidente Julio Argentino Roca, con el establecimiento del descanso dominical. En los años siguientes, una serie de normativas legales organizarían el trabajo de mujeres y niños, regularían las condiciones laborales y generarían el Departamento del Trabajo. En 1929, finalmente, durante el gobierno del radical Hipólito Yrigoyen, llegaría la jornada de ocho horas y, en 1930, haría oficial el feriado nacional del Primero de Mayo.


Sin embargo, estas reformas se combinarían con diversas represiones a protestas, como la Semana Trágica de 1919 o la Patagonia Rebelde de 1921. Recién en los años 40 el Día Internacional de los Trabajadores se transformaría en política de Estado, bajo la presidencia de Juan Domingo Perón, primero en dar mensajes por radio, y luego discursos, para esa fecha. Además, el 24 de febrero de 1947, el entonces presidente dictó los diez derechos del trabajador: a trabajar, a la retribución justa, a la capacitación, a las condiciones dignas de trabajo, a la preservación de la salud, al bienestar, a la seguridad social, a la protección de su familia, al mejoramiento económico y a la defensa de los intereses personales[2]. También, en 1949, promulgó la llamada Constitución Justicialista y logró darle estatus constitucional a esa declaración. Durante el gobierno de facto siguiente, de Pedro Eugenio Aramburu, esa Constitución fue derogada. Finalmente, todos esos derechos se incorporaron al artículo 14 bis previamente citado, sumando uno que el gobierno peronista había omitido: el del derecho a huelga, pilar fundamental con el que toda esta historia comenzó.

Bibliografía


[1] Wari. (19 de abril de 2016). Las fronteras marcadas por banderas. Elciudadano.com.


[2] Perón proclama los derechos de los trabajadores en 1947. Pinotdf.com.ar.


Por qué se celebra el Día del Trabajador este 1º de Mayo. (30 de abril de 2018). Diario Perfil.


Unidad de Estudios y Proyectos Especiales de la Cámara Argentina de Comercio y Servicios. (2018) En Historia del derecho laboral argentino. Buenos Aires, Argentina: Cámara Argentina de Comercio y Servicios.


Día del Trabajo: Una lucha que nació en Chicago y se extendió por todo el mundo. (1 de mayo de 2019). Elretratodehoy.com.ar: Especial del mes.


Doctor Piñeyro, M. V. (3 de mayo de 2012) Día del trabajador. Ley Ingersoll. Un derecho laboral social aun en controversia. Posttigo.com.


Largo Caballero, F. La Historia del 1º de Mayo. Unión General de Trabajadores.


Historia del organismo. Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social.


Ley N.° 24430. Constitución de la Nación Argentina, Buenos Aires, Argentina, 15 de diciembre de 1994.


Troncoso, O. A. (1970) El 1° de Mayo en la Argentina. Revista Panorama, 20.


Salgado, E. y Jiménez, J. (11 de junio de 2013). La Segunda Internacional (I): La extensión del movimiento socialista entre las masas. La Verdad Obrera.


Valoramos la pluralidad de opiniones. Las notas publicadas por Política en Jaque no necesariamente representan los valores de la organización.

© 2020 Todos los derechos reservados. Política en Jaque - Organización Política.