INVESTIGACIÓN Y DIFUSIÓN

Cada 12 de octubre, ¿Qué se festeja?

El 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón llegó a América y comenzó la conquista. Hace 528 años cambió para siempre la historia de nuestro continente.


Por Lisandro Machado

”Primer desembarco de Cristóbal Colón en América”. Óleo sobre lienzo de Dióscoro Puebla (1862).

¿Con qué se encontró España?

Lo que la historiografía se encargó de perpetuar desde los tiempos de la colonia como el “descubrimiento de América” en realidad fue una conquista. Antes de adentrarnos en hechos y personajes es importante utilizar el término correcto para no desviar el foco.

El continente americano no era un “desierto”, eufemismo usado muy frecuentemente, sino que estaba habitado por diversas civilizaciones con sus propias lógicas. Cuando Cristóbal Colón llegó a “las indias”, había una historia de al menos 1900 años en el continente; ya estaba “descubierto” mucho antes. En Bolivia, algunas corrientes locales afirman que el primer Estado del mundo fue Tiwanaku, ubicado a 15 kilómetros del lago Titicaca. Eso implicaría que antes del 400 a.C. ya habría “civilización” en la región andina. Cierto o no, esa es una buena primera fecha para tener en cuenta. En Mesoamérica, los honores se pueden trasladar a Teotihuacán, cuya formación comenzó en esa misma época.

Tras las caídas de los Estados de Tiwanaku y Teotihuacán, los pueblos sufrieron idas y vueltas. A grandes rasgos, se vieron procesos similares de falta de centralidad y desarrollo diferencial. En situaciones cuya explicación excedería la intención de este artículo, quienes tomaron vigencia respectivamente fueron los Incas en los Andes, con sede central en Cuzco, y los Aztecas (o Mexicas) en el valle de México, con capital en Tenochtitlán.

Comenzaba así la era de los imperios, donde los Incas y Aztecas lograron gobernar casi la totalidad de sus correspondientes regiones. Tenerlo en cuenta sirve para repensar la conquista, sacándole el halo de mero ataque de europeos malos a indígenas buenos y transformándolo en una confrontación de fuerzas. La conquista fue una guerra en un continente donde ya había conquistas antes de parte de los propios pobladores originarios.

En este contexto, los primeros territorios a los cuales Colón llegó con sus tres navíos fueron las Antillas. Más precisamente, a lo que hoy son Cuba, República Dominicana, San Salvador y algunas islas de las Bahamas. Luego, los territorios conquistados empezarían a expandirse gracias a sucesivos viajes realizados por Colón y otros exploradores hacia diversos sectores del continente que más tarde tomaría el nombre de América. Así, en varios momentos del siglo XVI, se encontrarían con los imperios Inca y Mexica o Azteca, grandes dominadores del tablero americano por ese entonces.

El Inca Huayna Capac a Cuzco, en “Primera nueva crónica y buen gobierno” (1615)

¿Qué hizo España?

Entender lo que había no quita hablar de la catástrofe demográfica que significó para los pueblos americanos la llegada de Cristóbal Colón y las posteriores conquistas en el continente entero.

Tenochtitlán cayó entre 1519 y 1521 y Cuzco hizo lo propio entre 1533. Para llevar adelante la victoria militar, los españoles suplieron la inferioridad numérica explotando las contradicciones internas. Dentro de ambos imperios había pueblos tomados que no estaban conformes con sus dominadores y terminaron operando contra ellos.

Una vez capturados y sometidos, los locales quedaron a merced de la sed de riqueza de los exploradores. Los colonizadores, que buscaban oro y otros recursos, pusieron en marcha una maquinaria que utilizó las costumbres locales de tributos a su favor.

Al tener minas de plata, Potosí se transformó en el principal centro de la región de los Andes y mantuvo su vigencia por al menos 200 años, aunque Porco y Huamanga también tuvieron importancia. Toda Sudamérica se transformó en su subsidiaria de recursos. En México sucedió algo parecido, sectorizado en Zacatecas, Pachuca, Fresnillo, Guanajuato y San Luis Potosí. Todo esto, con un control tibio de la Corona por la propia imposibilidad de supervisión efectiva de las autoridades del imperio.

Más allá de la conquista económica, lo destacable tiene que ver con lo social. Es difícil saber con exactitud cuánta población había y cuánta quedó, porque los registros no son del todo claros. Sin embargo, Wachtel y Tandeter encuentran que, según fuentes del Imperio Inca, la caída demográfica entre 1530 y 1590 fue de un 80 por ciento, pasando de 8 millones de habitantes a menos de 2 millones. En las Antillas, estiman que esa destrucción llegó a ser muy rápidamente del 100 por ciento; en México los números no son muy distintos. Los autores incluso presentan un cuestionario hecho en la década del 80 del siglo XVI, donde los indígenas de la zona Inca que quedaban con vida encontraban entre las causas principales de su diezmación a la guerra, la epidemia, las cargas de trabajo, la caída de las condiciones de alimentación y la huida a otros territorios para evitar la tributación.

Los habitantes originarios se vieron sometidos a condiciones infrahumanas en búsqueda de un lucro a veces efectivo y otras veces fantasioso por parte de los conquistadores. Eso terminó por desnaturalizarlos y hacerlos desaparecer. Los españoles que llegaron a América, la Corona que les dio la posibilidad y el papado que les cedió los territorios fueron los responsables, de manera directa o indirecta, de una matanza indiscriminada de pobladores.


Problematizar la conquista

En la historia no existen los bandos. No se trata de un cuento de buenos o malos, sino de la búsqueda de análisis en pos de acercarse a algo como “la verdad”.

En esta nota la idea fue presentar el escenario al que llegó España y qué fue lo que dejó este “encuentro de dos mundos”. Lo cierto es que el 12 de octubre de 1492 se inició una conquista de un imperio a otros, que derivó en un cambio material y simbólico para dar como resultado el continente americano que tenemos hoy. No hubo malos atacando buenos ni viceversa, sino un choque cultural y muchas guerras. Cada quien según su ideología encontrará qué y cómo recordar.


Valoramos la pluralidad de opiniones. Las notas publicadas por Política en Jaque no necesariamente representan los valores de la organización.


© 2020 Todos los derechos reservados. Política en Jaque - Organización Política.