INVESTIGACIÓN Y DIFUSIÓN

Berni: en el centro de la escena

Los primeros días de julio, Sergio Berni tuvo una constante aparición en los medios de comunicación. Ya sea con una entrevista o en ocasión de sus funciones en el territorio bonaerense (o incluso en CABA), el ministro copó la pantalla. Qué pretendió con estas acciones es una incógnita para varios funcionarios del oficialismo.


Por Lisandro Schamberger


Resulta imposible comenzar este artículo sin ahondar en su protagonista. Sergio Berni nació en Capilla del Señor (Exaltación de la Cruz), provincia de Buenos Aires. Desde temprano, le inculcaron los valores católicos, los cuales defiende hasta hoy. Llegó a ser teniente coronel en el Ejército Argentino, institución donde realizó su residencia para conseguir el título de médico cirujano. Por otro lado, también se recibió de abogado. Sumado a todo esto, Berni es entrenador de karate, alpinista, buzo táctico, paracaidista y especialista en táctica y estrategia. Un currículum que llama la atención por lo completo.


El loco”, como lo apodan los amigos, no suele usar traje, salvo en aquellas situaciones donde el protocolo lo exija. Según Perfil, era el único funcionario que durante la última presidencia de Cristina Fernández se atrevía a pisar el despacho del Ejecutivo en alpargatas. La confianza que existía en aquel momento y que continúa actualmente entre Fernández y Berni comenzó a forjarse hace ya varios años, en Santa Cruz.


Se conocieron en el 1989, cuando Berni fue designado en Rospentek por el Ejército, una ciudad poco poblada al sur de la provincia de Santa Cruz. En aquel momento, Néstor Kirchner era el intendente de Río Gallegos y Cristina era diputada provincial. A partir de ese momento, y en los años subsiguientes, Berni fue ganándose la confianza de la familia. De esta forma, en 2006 llegaría a ocupar el puesto de viceministro del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, en aquel entonces, a cargo de Alicia Kirchner.


La primera (y, hasta el momento, única) vez que el nombre de Sergio Berni aparecería en una boleta electoral sería en 2011. En aquel año, logró obtener una banca como senador de la provincia de Buenos Aires, por la segunda sección electoral. Sin embargo, apenas ejercería como legislador durante tres meses; ya que sería asignado como secretario de Seguridad de la Nación. Es probable que ese cambio rotundo de funciones se haya producido por las características inherentes a su persona: a Sergio Berni le gusta exponerse, estar en la calle donde, según él, es donde las cosas suceden. “Lo que le pasa a la gente en la calle no es lo mismo que se siente en las oficinas donde se toman definiciones”.


A lo largo de estos años la relación entre Cristina Fernández de Kirchner y Sergio Berni se fue fortaleciendo. Según Infobae, suelen mantener conversaciones todas las semanas e incluso algunos de los custodios de la Policía Federal que estaban bajo el mando de Berni pasaron a prestar servicios para CFK. El actual ministro se considera abiertamente como un soldado leal a Cristina. Según él, es la jefa del espacio político que está en el poder. Al ser consultado sobre si no era Alberto quien ocupaba ese papel, se limitó a replicar que la jefa del espacio era Cristina Fernández y que Alberto era el presidente. Fue el primer funcionario del oficialismo en expresarse abiertamente en este sentido.


Como se dijo al comienzo del artículo, Berni ha estado en el centro de la escena en las últimas semanas. Sus apariciones han sido polémicas ya que, muchas veces, se ha mostrado en contraposición a las acciones del gobierno nacional. Más precisamente, se podría decir que el principal blanco de sus cuestionamientos ha sido Sabina Frederic, la actual ministra de Seguridad de la Nación, afín al presidente Alberto Fernández.


El primero de los “chispazos” entre ambos se dio ni bien asumió el nuevo gobierno, en diciembre de 2019. Tuvo como motivo a las pistolas tasers (también llamadas armas de electrochoque). Berni se manifestó a favor de las mismas, en contradicción de la postura de Frederic, quien había hecho referencia a que las mismas eran innecesarias. Con el fin de defender su postura, el ministro de la provincia llegó al punto de sugerir en programas de televisión que su colega “nunca anduvo con un arma por la 9 de julio”. Esto no caería nada bien en la Casa Rosada, al punto que el presidente le aconsejó a Berni ocuparse de la provincia, que “tiene varios problemas”.

Frederic y Berni se reunieron a principio de año para intentar resolver sus diferencias y maquillar la áspera relación entre ambos. Fue la primera y última vez, hasta el momento, en que se reuniron presencialmente. Apenas unas semanas más tarde de aquella reunión, cuando fue consultado al respecto, Berni volvió a hacer referencia a la ministra argumentando que “ella expresa lo que dice el Presidente, pero no la mayoría de los bonaerenses”.


La última de las disputas, y la que quizás sea la gota que rebalse el vaso, ocurrió junto con el inicio de la nueva normalidad en el AMBA. Sergio Berni llegó en moto al Puente La Noria, y, junto a él, llegaron las cámaras de televisión. Su inesperada visita al lugar tuvo como objetivo “acelerar” los controles que estaba llevando a cabo la Policía Federal para alivianar el tráfico en la entrada a la Ciudad de Buenos Aires que impedía el avance de una ambulancia, según aclaró en una entrevista radial con Luis Novaresio. En esa misma entrevista, al ser cuestionado sobre su accionar sin previo aviso al equipo de Frederic, Berni argumentó irónicamente: “¿Pretendían que les lleve medialunas al Ministerio de Seguridad para debatir cómo arreglábamos un retén?”


Pero… ¿a qué se debe este accionar del ministro? ¿Qué pretende? Se podría decir que busca colocarse en el centro de la escena, cosa que, como se dijo al principio, está logrando. No nos olvidemos de la impactante imagen de Berni armado con un fusil en Zárate, en ocasión del arresto de los sospechosos por el asesinato del gendarme en junio. Otra aparición digna de una película de acción fue aquella con motivo del corte de la autopista Riccheri que estaba siendo llevado a cabo por los vecinos de Villa Madero. Las cámaras y los micrófonos están siempre presentes y captando alguna imagen o algún comentario que repercute en los medios nacionales durante varios días. Berni quiere que lo vean y que lo conozcan, ¿con qué objetivo?


Lo más probable es que sea por sus ambiciones políticas, las cuales nunca fueron disimuladas. En el año 2015, había hecho pública su intención de postularse junto a Diego Bossio a la gobernación de la provincia de Buenos Aires en una de las listas que irían a la interna de las PASO por el Frente Para la Victoria (FPV). Finalmente, y luego de que Fernández de Kirchner llamase a “un baño de humildad”, debido a la numerosa cantidad de listas existentes dentro del mismo espacio político para ese puesto, Berni desistiría a su candidatura a pesar de medir bien en las encuestas. Finalmente, fue María Eugenia Vidal de Cambiemos quien se quedó con la gobernación de la provincia en esas elecciones.


Un período presidencial más tarde, Berni volvió a manifestar su voluntad de postularse a la gobernación de Buenos Aires. En un programa de televisión, alegó estar preparado para candidatearse desde hacía tiempo. A su vez, afirmó que, si Cristina Fernández lo necesitaba para conformar la lista de Unidad Ciudadana, él lo haría con gusto. Sus expectativas no tuvieron eco y fue Axel Kicillof quien tomó ese lugar.


No quedan dudas de que al actual ministro de Seguridad de la Provincia le gustaría ser gobernador. Es probable que esté buscando posicionarse en el centro de la escena política argentina con el fin de lograr la popularidad que necesitaría para ser electo en 2023. O, quizás, sea simplemente para mostrar su disconformidad con la gestión de Frederic. No lo sabemos. Lo que sí es una certeza es que en cada aparición de Berni se prenden las alarmas del sector del oficialismo más cercano a Alberto Fernández ¿cuál será la próxima jugada del impredecible Sergio Berni?


Valoramos la pluralidad de opiniones. Las notas publicadas por Política en Jaque no necesariamente representan los valores de la organización.

© 2020 Todos los derechos reservados. Política en Jaque - Organización Política.