INVESTIGACIÓN Y DIFUSIÓN

  • Yohi Solis

Aniversario del primer voto femenino

El pasado 11 de noviembre se cumplieron 68 años de las primeras elecciones en las que en nuestro país votaron las mujeres por primera vez. Esa sería la primera y única vez que votara Evita, gracias a la ley 13.010 de sufragio femenino que llevara su nombre. La ley garantizaba mucho más que el voto, materializaba en nuestro país la igualdad de derechos políticos entre mujeres y hombres, el derecho de las mujeres a elegir y ser elegidas para todos los cargos políticos nacionales, y estableció en ese país el sufragio universal.


Por Yohana Solis


Una de mis primeras clases de Ciencia Política hace más de 15 años ya, un docente me dijo que Aristóteles había definido al hombre como un animal político (del griego ζῷον, zỗion, y πολῑτῐκόν, politikón). Y la mujer? Nunca se preguntan por la mujer?


Hace tiempo que trato de acuñar en griego una palabra femenina que reemplace el concepto de Aristóteles, tampoco mucho impacta en qué idioma sea, pero lo que es claro, es que hay que definir a la mujer política. Hay que darle nombre a esta corporeidad, porque me parece casi inimaginable que durante siglos el “animal político” tomara las decisiones que abarcaran a toda la sociedad. Qué sucede con esas miles de “fieras políticas”? Decido optar por el término fiera (como aquella que no está domesticada) para referirme a estas sujetas que no son domesticadas por las decisiones políticas de aquellos animales de Aristóteles. Mujeres políticas con roles decisivos de protagonismo en la sociedad que las atraviesa e interpela.


Aquí tengo que hacer un apartado para referirme a mujeres políticas no implica solamente mujeres en cargos políticos. Estas “fieras” a las que me refiero, son aquellas mujeres que toman decisiones, que tienen posiciones de poder en la sociedad. Estas mujeres que votan un gobierno que las representa, que pueden ejercer cargos públicos. Mujeres que pueden decidir sobre sí mismas y que por sobre todas las cosas son sujetas de derecho con las mismas características que un varón. No necesitan trabajar en la política, pero pueden hacerlo, no necesitan decidir sobre su dinero, pero pueden hacerlo, no necesitan casarse, o permanecer al lado de una persona porque una ley las obliga. Esas son las “fieras” que celebro hoy.


Si hablamos de voto femenino en Argentina, no puedo dejar de mencionar a Evita y reconocer que ella fue una fiera. Les pido que por un minuto dejen de lado su posición partidaria y me acompañen en esta idea. Evita fue una mujer decidida, con objetivos claros para ella y para su colectivo. Una mujer que no pasó desapercibida, que preguntes a quien preguntes, saben quien fue, la aman o la odia, pero a nadie le fue indiferente. Y eso, queridx lectorx, para mí, es una fiera política.


Claramente no fue la única. Muchas mujeres lucharon para el reconocimiento de nuestros derechos políticos, pero por sobre todas las cosas por el reconocimiento de la igualdad. Y en muchos ámbitos, seguimos luchando… En Latinoamérica el voto femenino comenzó a ser reconocido en 1918 y Uruguay fue el pionero. A lo largo de las décadas de 1920 y 1930 Ecuador, Chile, Brasil y Bolivia, legalizaron el sufragio femenino. En nuestro país, ya en 1907 fue fundado el “Comité Pro-Sufragio femenino” por las activistas feministas Alicia Moreau, Sara Justo, Julieta Lanteri y Elvira Rawson de Dellepiane. Pero no fue hasta que en 1945 cuando Juan Domingo Perón creó la Comisión Pro-Sufragio Femenino en la Secretaría de Trabajo y Previsión a cargo de Rosa Bazán de Cámara y Lucila de Gregorio Lavié que el proyecto de ley tuvo tratamiento en ambas cámaras del poder legislativo.


A estas “fieras” políticas les debemos que, como mujeres la lucha por nuestros derechos políticos, a ellas les debemos hoy poder dirigir una empresa, ejercer un cargo público o simplemente decidir de qué trabajar y dónde vivir. Somos todas esas fieras políticas, sólo que algunas aún no lo han descubierto. Mujeres, amigas, hermanas, abracen su fiera política, que en nuestras manos está la decisión de cambiar al mundo.


Valoramos la pluralidad de opiniones. Las notas publicadas por Política en Jaque no necesariamente representan los valores de la organización.

© 2020 Todos los derechos reservados. Política en Jaque - Organización Política.