INVESTIGACIÓN Y DIFUSIÓN

Activismo digital: #WomenSupportingWomen

En las últimas semanas, el conocido challenge #WomenSupportingWomen generó polémica en redes debido a la desinformación que subyace en su fondo y a la ambigüedad de su sentido. Esto se suma al efecto contraproducente que tuvo al eclipsar publicaciones relacionadas al Día Internacional de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora.


Por Maricruz Vázquez Bañuelos


Fuente: @ivankatrump, @kerrywashington y @caradelevigne en Instagram

Durante las últimas semanas del mes de julio, se hizo tendencia en las redes sociales el challenge #WomenSupportingWomen, con Instagram como principal medio. El reto consistía en pedir a las mujeres que publiquen una foto en blanco y negro, en señal de sororidad y como símbolo de empoderamiento femenino. Tras publicar la foto, se pedía compartir un texto por mensaje privado. La consigna del mismo, que a la mayoría le llegó en inglés, establecía que se debía nominar a más mujeres como muestra de apoyo. El reto llegó a hacerse viral y se sumaron alrededor de ocho millones de publicaciones con los hashtags #ChallengeAccepted y #WomenSupportingWomen. Tal fue su impacto que incluso celebridades se sumaron a la causa. Como resultado, durante esas semanas la red social se llenó de fotos de mujeres en blanco y negro.


A pesar de que por medio de esta iniciativa se mandó un mensaje positivo para las mujeres de todo el mundo, y que sin lugar a dudas resulta necesario mandar este tipo de mensajes para fortalecer la lucha feminista, surgieron diversas críticas y cuestionamientos con respecto a la intención original del mismo. Tal como menciona el sitio web de moda Elle, hasta la fecha “no se conoce [con exactitud] el origen del challenge, ni quién lo inició…” (2020).


Este fenómeno generó un gran debate, ya que a pesar de que cada mujer que realizó el reto tenía una buena intención al compartirlo, quizás no dimensionaba el alcance que este podía llegar a tener y que en el fondo existía un problema de desinformación. Al respecto, diversos medios han compartido artículos sobre su origen, lo cual parece haber causado incluso aún más confusión sobre el sentido del mismo. Esto se debe a que, en un principio, en redes sociales y medios de comunicación se dijo que el reto tenía sus orígenes en Turquía como protesta a los altos números de víctimas de feminicidio. Sin embargo, después los medios compartieron notas en las que se mencionaba que la primera publicación que aparecía en Instagram con este hashtag provenía de la periodista brasileña Ana Paula Padrão, lo que trajo todavía mayor confusión y una nuevas críticas en cuanto a la viralización de este reto.

Fuente:@jlo en Instagram

Entre las personas que cuestionaron este suceso se encuentra la fundadora de New New Thing y asesora de directores ejecutivos de tecnología, Brooke Hammerling. Ella cuestionó la eficacia de la tendencia en su boletín semanal, argumentando que a pesar de estar totalmente a favor de las mujeres que apoyan a las mujeres no comprendía cómo una selfie, que podía ser resultado de la vanidad de una persona, podía contribuir a un movimiento de empoderamiento feminista. La columnista sugería compartir publicaciones o retratos de mujeres que nos inspiran como una opción “un poco más acorde” a lo que el reto intentaba lograr. En este sentido, la columnista Claire Lampen mencionó que el mensaje de justicia social podía resultar un poco vacío cuando el foco principal de la iniciativa está en los rostros perfectos de las mujeres que comparten sus imágenes.


Y es que, al parecer, no es la primera vez que se observa este reto en las redes sociales. Anteriormente se ha usado para hacer conciencia sobre el cáncer de mama y, en países como Irán y Turquía, se ha usado para protestar en contra de los feminicidios. De modo que este hashtag ya existía como herramienta para crear conciencia sobre diversos temas en agenda. Sin ir más lejos, la experta Cristine Abram, de la agencia Later, especializada en redes sociales, comentó que en esta ocasión el hashtag tuvo una mayor visibilidad porque el algoritmo de Instagram ya estaba familiarizado con él.


En este sentido, resulta importante tomar conciencia del efecto que tienen los algoritmos al realizar este tipo de cadenas. Un daño colateral que surgió a raíz de la viralización de este hashtag fue la poca visibilidad que obtuvieron las publicaciones relacionadas con motivo del Día Internacional de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora celebrado el pasado 25 de julio.


Al respecto, la propietaria de la cuenta de Instagram @brownsuugahh se pronunció en contra de realizar este reto sin un propósito concreto debido a que la rápida viralización del hashtag#WomenSupportingWomen, derivó en una menor visibilidad para el movimiento que encabezan estas mujeres en redes sociales y que aprovechan este día para generar una conversación sobre su lucha. La usuaria y activista sugería realizar una previa investigación del contexto antes de compartir este tipo de cadenas. En cambio, invitaba a sus seguidoras y seguidores a compartir perfiles o publicaciones de “una mujer/cuerpa feminizada negra… una de esas mujeres que necesitamos leer y escuchar”.

Publicación con motivo del Día Internacional de la mujer afrolatina, afrocaribeña y de la diáspora el 25 de Julio. Fuente: @haluami en Instagram

Es por ello que, si bien el hashtag #WomenSupportingWomen se pudo haber compartido y consecuentemente virilizado a partir de buenas intenciones, en términos de activismo, el propósito resultó un tanto vago. A causa de la desinformación que había de fondo y pudo perjudicar el activismo realizado en redes a raíz del Día Internacional de la Mujer Afrolatina, Afrocaribeña y de la Diáspora. No cabe duda que aún estamos percibiendo los efectos que este tipo de cadenas y retos pueden tener en cuanto al activismo digital. Es importante tener mayor conciencia sobre la funcionalidad que poseen los algoritmos y sobre el contexto en el que estos tienen lugar. No hay que olvidar que las redes sociales han resultado ser un medio de suma importancia para diferentes movimientos sociales. Tal como sucedió con la Primavera Árabe o con el movimiento de los Paraguas Amarillos en Hong Kong e incluso para el reciente movimiento de Black Lives Matter. Lamentablemente, en esta ocasión el movimiento que encabezan las mujeres afrolatinas, afrocaribeñas y de la diáspora quedó relegado del foco de atención por las ocho millones de publicaciones que se viralizaron en Instagram durante su día. Pero pasado este Día Internacional, sigue siendo necesario promover una conversación sobre las circunstancias y los problemas que enfrenta este grupo de mujeres para poner en agenda la concientización sobre el papel que tienen en la política, los medios de comunicación y la economía.


Más que nunca debemos aprender de esta situación y aceptar el reto de informarnos correctamente, evitando subestimar el poder que tienen las redes sociales en la actualidad, especialmente ahora que los algoritmos están jugando un papel primordial en la difusión de información y conocimiento. Resulta importante ver más allá de nosotros mismos al momento de hacer uso de estos recursos y ser conscientes de que hay otras voces que como sociedad necesitamos, para así continuar explorando estrategias idóneas para brindar apoyo o manifestar solidaridad ante diversas causas en una era digital.

Valoramos la pluralidad de opiniones. Las notas publicadas por Política en Jaque no necesariamente representan los valores de la organización.

© 2020 Todos los derechos reservados. Política en Jaque - Organización Política.