INVESTIGACIÓN Y DIFUSIÓN

75 octubres de Lealtad

En un cruce de mensajes de Whatsapp entre viejos amigos, me enviaron un enlace convocándome a participar de un encuentro virtual por el “17 de octubre”, mejor conocido como el “Día de la Lealtad”.


Por Saúl Kuperman

#75octubresdeLealtad

Me puse a recordar los otros 17 vividos con marchas, “villancicos” (algunos para nada gratos, por su alusión a los villanos) y el inefable choripán, esa delicatessen propia del montón. Y el montón siempre preocupa.


Lo vamos a vivir por Internet. Para los que somos provincianos, parece demasiado citadino, pero la peste ha modificado todo o casi todo.


La calle era nuestra y... ¿ahora?


Ahora es tiempo de repensarlo en un momento histórico y coyuntural que amerita mucha inteligencia política (como si existiese algo apolítico) para contrarrestar el contrarresto. Es momento de replantearnos un proceso histórico extraordinario que no empezó el 17 de octubre de 1945, pero sin ninguna duda se consolidó ahí, justo entonces. Se construyó de este modo uno de los procesos revolucionarios más importantes en el mundo.


Algunos me dirán que estoy delirando al afirmar esto, que me olvido de la Toma de la Bastilla, de la de los Cajones de Té. E incluso de la otra revolución: la siberiana que sucedió en octubre o noviembre, según seamos julianos o gregorianos. Pero no, no deliro. Hoy, en plena pandemia global, estamos discutiendo modelos antagónicos que ese 17 impulsaron a miles de “cabecitas” (¿provincianos?) a salir de sus cubículos laborales para ganar la calle. Así, ellos comenzaron a escribir el guión de su propio destino para dejar de formar parte de los libretos que narraban las historias de los otros.

Esta revolución de lealtad para consigo mismo es poco y (me arriesgo a decir) nada comprendida por los doctos y los iluminatis de la comunicación. Pero permitió setenta y cinco años de contrapuntos o grietas inevitables por intereses sumamente enfrentados y por proyecciones históricas disímiles. Pero -sobre todo- por el animus que este hecho del pasado evoca y sigue perpetuando en un respiro de libertad. En él, se ha puesto el corazón y la entereza de ya varias generaciones de trabajadoras y trabajadores, de estudiantes y de un importante sector de la clase media que no ha olvidado sus orígenes. Que sus condiciones actuales se sustentan en ese contrapunto inevitable con los sectores de poder concentrado que les ha permitido posicionarse en lo económico, en lo intelectual y en lo formativo un poco más allá de aquellos primeros “cabecitas”.


Muchas veces pensamos que las realizaciones se completarán en nuestro acotado tiempo de existencia. Sin embargo, la felicidad de un pueblo no se gesta de un día para otro y siempre van a generarse retrocesos que serán vistos como el punto final de determinadas etapas históricas. No, no. En verdad, son nuevos inicios para la concreción de un proyecto inclusivo. Por este motivo, aunque la semilla ya ha sido sembrada, es necesario seguir labrándola generación tras generación para que siga germinando y dando frutos.

Que este 17 nos encuentre lo más unidos posible y buscando las estrategias necesarias para mantener esa llama de Soberanía Política, Independencia Económica y Justicia Social para nuestro pueblo.


Valoramos la pluralidad de opiniones. Las notas publicadas por Política en Jaque no necesariamente representan los valores de la organización.

© 2020 Todos los derechos reservados. Política en Jaque - Organización Política.